Reseña: Orden Mundial/Porque las Drogas son Veneno

(…) esta similitud no le quita particularidad a la banda, y de hecho parece que ella se dispone a rechazar cualquier tipo de asimilación.

 

por Miguel Castro

Orden Mundial es una banda de La Palma, Mallorca, España, que se encuentra actualmente en gira por Colombia, luego de haber pasado por América del Norte. Dan en la actualidad, una muestra de la configuración del conjunto de elementos que constituyen su identidad como banda, no solo gracias al reconocimiento de su sonido por quienes escuchan a la banda, sino también a su línea gráfica y la crudeza de los temas que tratan y manejan en sus álbumes. Aquella muestra se hace evidente en “Porque Las Drogas son Veneno”, el nuevo EP de la banda, que es lanzado con La Vida es un Mus, uno de los sellos más grandes de punk en el momento actual.

Es posible hablar de una transformación del sonido de Orden Mundial en cada uno de sus trabajos, pues las categorías que hacen referencia a la evolución y la maduración, son en principio relativas, cuando es de punk que se quiere hablar. Esto, sin embargo, no quiere decir que hay ausencia de mejoría en la música que una banda de punk hace a través del tiempo, sino que probablemente no existe la intención de acercarse a una forma de hacer música y un sonar bien bajo la óptica tradicional y canónica de la música. De cualquier forma, la transformación más notable, se puede encontrar entre su “Obediencia Debida” y “El Nuevo Sonido Balear” 7”, y precisamente su nuevo trabajo se puede rastrear en un lugar más  aproximado a aquel 7”, cosa que da cuenta sin duda, del mayor acoplamiento de la identidad de la banda.

 

Aquí es posible enfrentarse con un monolito de ruido que es antecedido y sucedido siempre por ondas agresivas e inquietas de feedback que se confunden y cruzan contundentemente con los riffs, apenas apreciables de las guitarras, y los golpes primitivos y crudos del bajo. El álbum puede fragmentarse en dos partes que contienen dos pistas cada una, pistas rápidas que pueden llegar a golpearlo a uno de forma abrupta.

El sonido en todo el trabajo es distorsionado y bruto. Es posible identificar fórmulas que se pueden definir por beats más rápidos respecto del “Obediencia Debida”, pero además, frecuentes estallidos de intensidad que eminentemente se conjugan con el tempestuoso velo de feedback que precede las pistas en forma de pequeñas introducciones y a este manojo de posibilidades que permiten las fórmulas, se le unen gritos que por momentos aparentan salirse de los tiempos de las piezas, pero que nunca pierden el curso del sonido, y esto es aún más evidente en “Una estructura es necesaria” y “Porque las drogas son veneno”.

De cualquier forma, junto a las formas que adquieren las canciones, los contenidos se mueven subterráneamente y se vuelven odas al desencanto respecto de cualquier establecimiento, lo cual sale más a la vista en “se desvanece”. Se puede encontrar un alto grado de temeridad en la manera en que Orden Mundial enfrenta, o al menos asume al mundo, y en cierta medida, se trata de una mirada que lo ordena explosivamente en un caos. La música de la banda en su nuevo EP, puede experimentarse como un horizonte que otorga sentido y significado, por más que estos sean desesperanzados y nublados.

Es siempre sorpresiva la potencialidad que tienen algunas bandas de punk cuando aún retornando a algunas de las no-estructuras más históricas del género, se puede sentir algo refrescante en su sonido. Orden Mundial  se asimila en esto y en su sonido agresivo a bandas como Destino Final, Void, Glam y MG-15. Sin embargo, esta similitud no le quita particularidad a la banda, y de hecho parece que ella se dispone a rechazar cualquier tipo de asimilación.

No hay comentarios

Agregar comentario